En un centro de fisioterapia del Ensanche de Vallecas puedes aprender a mejorar y mantener la salud de tu suelo pélvico. Tanto si eres hombre como mujer, la fisioterapia te ayuda a conservar esta parte de tu cuerpo. Sin embargo, en el caso de las mujeres hay que prestar especial atención después de un embarazo y un parto.

El suelo pélvico es el conjunto de músculos, tendones, ligamentos y nervios que se encuentran en la parte inferior de la pelvis, rodeando a los esfínteres. Una de sus funciones principales es la de posibilitar el control de dichos esfínteres. Por eso, la incontinencia (tanto urinaria como fecal) es un signo imprescindible a la hora de valorar un caso en una consulta. Otra función básica es la de sostener todos los órganos internos que se hallan justo encima, como los del sistema digestivo y del reproductor. Este último es el motivo por el que el suelo pélvico queda resentido en la mujer tras el embarazo y el parto: por un lado, debido al peso soportado en el útero; y por el otro, a la distensión a la que es sometida la vagina al salir el bebé.

Si buscas información sobre suelo pélvico en un centro de fisioterapia del Ensanche de Vallecas, puedes aprender algunos consejos prácticos. Por ejemplo, la gimnasia abdominal hipopresiva ayuda a mantener un buen tono muscular para contribuir al sostén de tus órganos internos. Además, la corrección de la postura corporal contribuye a la óptima colocación de los mismos. En ciertos casos, los llamados ejercicios de Kegel pueden resultar útiles para reforzar la musculatura y, así, impedir el prolapso de órganos.

En Fisioterapia T-Cuida conocemos la importancia de un suelo pélvico saludable. Y, sobre todo, sabemos que un diagnóstico correcto es fundamental para un tratamiento adecuado. Por tanto, podemos asesorarte en función de tus necesidades individuales.