Desde nuestro centro de fisioterapia en El Ensanche de Vallecas, sabemos que el cólico del lactante puede ser un episodio muy frustrante para los padres. El bebé no para de llorar y la impotencia está servida. Sin embargo, existen algunas fórmulas para evitarlos. Una de ellas es el masaje infantil, que además de reducir los cólicos tiene muchas ventajas asociadas para tu bebé.

Si tu hijo presenta un cuadro de cólico del lactante, es decir, llora de manera intensa sin una causa en principio aparente, es porque tiene una acumulación de gases o alboroto paroxístico. Sabemos que es desesperante para los padres, sobre todo porque se manifiesta durante los tres primeros meses de vida.

Y como hemos dicho anteriormente, una de las maneras de evitarlos es con los masajes infantiles. El masaje favorece el contacto físico y tiene también beneficios emocionales. Permite estimular las terminaciones sensitivas de tu hijo, el sistema digestivo, relajarle y calmar su ansiedad. Gracias a ello se facilita el tránsito intestinal y se evita la acumulación de gases que después se manifiesta en el clásico cólico del lactante.

Es aconsejable que tu hijo reciba su masaje en las primeras semanas de vida. Lo mejor es que los padres consulten con un fisioterapeuta infantil en un centro de fisioterapia en El Ensanche de Vallecas las pautas a seguir para mejorar las digestiones de tu hijo y evitar que se acumulen gases. La salud del bebé mejorará y también la de los padres, que podréis disfrutar de esta tierna etapa de vuestro hijo, sin desesperaros ni sentiros impotentes.

Los fisioterapeutas pediátricos profesionales son las personas que han de darle el masaje al bebé y enseñar a los padres cómo seguir la terapia en su propia casa. Puede ser muy divertido si también tenéis más hijos. Un momento único para compartir en familia.

En Fisioterapia T-Cuida cuidamos del bienestar de toda la familia, y los recién llegados a casa, también tienen su lugar especial.