Ir a clases de pilates en grupo Ensanche de Vallecas es una actividad que pueden disfrutar todas las personas, desde los más mayores a los más jóvenes. Precisamente, a los más pequeños se les recomienda empezar a hacer pilates a los 6 ó 7 años, edad en la que empiezan a pasar más tiempo sentados en el colegio. Así aprenderán a prevenir lesiones de espalda.

El trabajo de pilates en grupo Ensanche de Vallecas para los mas pequeños hay que realizarlo de forma gradual y progresiva. La idea es que los niños se vayan familiarizando con una serie de ejercicios, empezando por los más fáciles y poco a poco aumentar la dificultad. Hay que tener muy en cuenta que el cuerpo del niño puede sufrir más lesiones que el del adulto al tener más elasticidad.

Los beneficios del pilates para niños se van a traducir en la corrección de posibles posturas incorrectas que se adquieren en el entorno escolar, a la vez que van a potenciar aspectos como la resistencia, la fuerza, el equilibrio y la coordinación de movimientos. Desde el punto de vista psicológico, el pilates les aportará mejorar la autoestima y la confianza en ellos mismos.

Dos ejercicios que presentamos y que les van a ayudar mucho en sus inicios en Fisioterapia T-Cuida son los denominados el cisne y el puente (que les van a ayudar a desarrollar las zonas del tórax y la movilidad de la columna vertebral). En el primero de ellos, el cisne, hay que ponerse bocabajo apoyándose en las palmas de las manos y estirando las manos con la barbilla hacia arriba e intentar hacer cinco flexiones. En el puente, hay que estar acostado en la colchoneta con los brazos hacia adelante estirados y con las piernas semiflexionadas y hay que levantar los glúteos otras cinco veces.